Artículo añadido al carrito
Habla con Admisiones, Llama +1 (513) 776-0960
Blog del IIN
Salud
Los ocho mejores ...
Publicado: 8 de junio de 2024

Los ocho mejores aceites esenciales para el crecimiento del cabello

Comparte este artículo:

Los aceites esenciales son más populares que nunca, y se utilizan para conciliar el sueño, aliviar el estrés, tratar el acné y el pie de atleta, y un sinfín de usos más. Los aceites esenciales se utilizan desde hace mucho tiempo como complemento o sustituto de los productos de belleza: probablemente tus marcas favoritas de cuidado del cabello ya utilizan aceites esenciales en sus productos.

Se ha afirmado que los aceites esenciales pueden ayudar a mantener el cuero cabelludo y el cabello sanos y limpios, e incluso favorecer su crecimiento. Personas de todo el mundo sufren de cabello fino y debilitado debido al estrés, los cambios hormonales, los factores ambientales y la genética. Entonces, ¿cómo puede favorecer el crecimiento del cabello añadir aceites esenciales a tu rutina de cuidado capilar?

Exploremos diferentes aceites esenciales y cómo cada uno de ellos puede contribuir a la salud del cabello.

Cómo utilizar los aceites esenciales

Los aceites esenciales se suelen utilizar en aromaterapia, donde los aceites se difunden en agua y se inhala el vapor. Cuando se utilizan aceites esenciales para el crecimiento del cabello, se utilizan por vía tópica. Los aceites se aplican directamente sobre el cuero cabelludo o sobre el propio cabello. Algunos aceites esenciales pueden causar irritación, por lo que se recomienda aplicar primero una pequeña cantidad de aceite en una zona de la piel para Examen en caso de irritación.

Muchos aceites esenciales se diluyen con aceites portadores, como el aceite de coco, el aceite de almendras dulces, el aceite de aguacate y el aceite de argán. Estos aceites portadores se utilizan como protectores de la piel para que las esencias -que son concentraciones potentes- no la irriten.

1. Aceite de jojoba

El aceite de jojoba se extrae de la planta de jojoba, un arbusto originario de los desiertos del sur de California, Arizona y México. El aceite de jojoba es un complemento increíblemente popular por sus propiedades hidratantes y puede encontrarse en muchos productos para el cuidado de la piel y el cabello.

El aceite de jojoba es rico en vitamina E y vitamina C, vitaminas del grupo B, zinc y cobre, todos ellos nutrientes que mantienen el cabello nutrido e hidratado. El aceite de jojoba suele ser un ingrediente de los acondicionadores e hidratantes capilares, ya que protege contra la rotura del cabello, las puntas abiertas y la sequedad general. Además, no es comedogénico, lo que significa que no obstruye los poros, por lo que el aceite de jojoba es un gran recurso si tienes el cuero cabelludo seco y propenso a la caspa.

2. Aceite de cedro

El aceite esencial de madera de cedro, también llamado aceite esencial de cedro, procede de la madera del cedro y es originario del Himalaya occidental y del Mediterráneo. El aceite de madera de cedro es menos común que otros aceites esenciales, por lo que probablemente no lo encontrarás en las estanterías de los supermercados del mismo modo que encontrarías aceites esenciales de lavanda o de árbol del té.

Se ha demostrado que el aceite de madera de cedro ayuda a tratar la alopecia areata, un trastorno autoinmune que provoca una caída impredecible del cabello. Se necesitan más estudios, pero uno demostró que un masaje diario del cuero cabelludo con aceites esenciales -incluido el de cedro- mejoraba el crecimiento del cabello.

Como potente agente antiséptico, antiinflamatorio y antifúngico, el aceite de madera de cedro combate la acumulación de bacterias en el cuero cabelludo, lo que da lugar a folículos pilosos más fuertes y a una cabellera más sana.

3. Aceite de menta

Cruce de menta verde y menta acuática, la planta de la menta piperita se encuentra de forma natural en Europa y Norteamérica. La menta piperita se asocia sobre todo a la aromaterapia, donde proporciona un efecto refrescante, favorece la claridad y actúa como descongestionante.

Sin embargo, el aceite esencial de menta no sólo es bueno para la aromaterapia: también es beneficioso para el cabello. El aroma y la sensación refrescante que mucha gente asocia con la menta es un compuesto llamado mentol. Para las personas que padecen calvicie de patrón masculino y femenino, la disminución de la circulación corta el flujo sanguíneo a los folículos pilosos, provocando la caída del cabello. El mentol es un vasodilatador, que mejora el flujo sanguíneo. El aceite de menta puede ser irritante, por lo que es importante Examen sobre la piel antes de incluirlo en tu régimen de cuidado capilar.

4. Aceite del árbol del té

El aceite del árbol del té se extrae del árbol del té, que se encuentra en Australia. Se ha utilizado como tratamiento medicinal durante años, concretamente para tratar infecciones y limpiar heridas. Si padeces caspa, puede que ya estés utilizando aceite del árbol del té sin darte cuenta. El aceite del árbol del té es uno de los aceites esenciales más utilizados en los productos para el cuidado del cabello por sus propiedades antifúngicas y antibacterianas.

Hay varias causas de caspa, como las infecciones fúngicas, el eccema, la dermatitis de contacto e incluso algunos trastornos del sistema nervioso. El aceite del árbol del té es más eficaz contra la caspa causada por infecciones fúngicas, y los estudios muestran una notable mejoría tanto en hombres como en mujeres que padecen caspa.

El aceite del árbol del té evita la acumulación de producto en el cuero cabelludo y el tallo piloso, que pueden asfixiar el cuero cabelludo, impidiendo que el pelo crezca adecuadamente y causando potencialmente la caída del cabello. El aceite de árbol de té no cura la caída del cabello, pero ayuda al cuero cabelludo a crecer de forma más sana, lo que puede dar lugar a una cabellera más abundante.

 

 

5. Aceite de ylang-ylang

El ylang-ylang se suele utilizar como aroma para perfumes. El ylang-ylang procede de una flor del mismo nombre y es originario de la India, Filipinas, Malasia e Indonesia. Contiene un compuesto llamado linalool, que es antibacteriano, antifúngico y antiinflamatorio.

Se dice que el ylang-ylang favorece la producción de sebo (la sustancia grasa que protege el cuero cabelludo) y ayuda a mantener el cabello brillante e hidratado. Un estudio de 2017 investigó los efectos de los aceites esenciales -incluido el ylang-ylang- en las infecciones fúngicas que causan diversos síntomas, entre ellos la caspa. El estudio descubrió que el compuesto linalool del ylang-ylang era eficaz en el tratamiento de la Candida albicans, un tipo común de infección fúngica.

6. Aceite de romero

El romero es útil en la cocina como especia aromática y en el baño como complemento de tu rutina de cuidado del cabello. Crece como un arbusto leñoso y se utiliza en preparaciones culinarias y medicinales desde hace mucho tiempo. El romero es un aceite esencial popular en aromaterapia, donde sus beneficios incluyen el alivio del dolor y el estrés, la mejora de la función cerebral y el aumento de la circulación.

Más recientemente, el aceite esencial de romero se ha utilizado para aliviar la caspa y los síntomas de picor del cuero cabelludo y como preventivo del encanecimiento y la caída del cabello. Se ha demostrado que un ingrediente activo del aceite esencial de romero, el ácido carnósico, cura las lesiones nerviosas, una de las causas de la caída del cabello. En un estudio, se comparó el aceite esencial de romero con el Rogaine (un tratamiento comercialmente popular para la caída del cabello); los resultados mostraron que el aceite era tan eficaz como el Rogaine en cuanto a la caída del cabello y más eficaz para tratar el picor del cuero cabelludo.

7. Aceite de lavanda

Posiblemente el aceite esencial más popular, la lavanda también puede ser útil cuando se añade a los productos para el cuidado del cabello. El aceite esencial de lavanda tiene propiedades antimicrobianas similares a las del aceite esencial de árbol de té, aunque es mucho más suave. La proliferación bacteriana puede afectar al crecimiento del cabello, y el aceite de lavanda garantiza que tu pelo se mantenga limpísimo. Un estudio con animales descubrió que el aceite de lavanda acelera el crecimiento del cabello.

El estrés también influye en la caída del cabello. El efluvio telógeno es un tipo común de caída del cabello causada por el estrés físico y emocional. Este tipo de caída del cabello es temporal, y el pelo vuelve a crecer en un plazo de seis a nueve meses. El efecto calmante de la lavanda sobre el sistema nervioso puede ayudar a mitigar el estrés provocado por un acontecimiento traumático o a regular tus niveles de estrés cotidianos.

8. Aceite de hierba limón

Otro ingrediente que suele encontrarse en la cocina más que en el cuarto de baño es el aceite esencial de limoncillo, que se utiliza por diversas razones, desde aliviar la indigestión hasta prevenir la caspa. Este aceite cítrico tiene propiedades antifúngicas que pueden ayudar a prevenir y aliviar las infecciones fúngicas comunes que provocan la caspa , de forma muy parecida al aceite de árbol de té. Un pequeño estudio descubrió que una semana de tratamiento con aceite esencial de limoncillo reducía significativamente la cantidad de caspa que tenían los participantes.

Lo esencial

Si sufres caída o debilitamiento del cabello, puede haber varias causas, como la caspa, el estrés, una infección por hongos o levaduras, o un problema autoinmune subyacente, como la alopecia. Se ha demostrado que los aceites esenciales ayudan a prevenir la caída del cabello eliminando algunas de las causas directas, y que algunos aceites, como el de lavanda, favorecen el crecimiento de cabello nuevo.

Antes de añadir cualquiera de estos aceites esenciales a tu rutina de cuidado del cabello, asegúrate de Examen aplicarlos sobre la piel para comprobar si producen irritación. Y habla con tu médico o dermatólogo para asegurarte de que no se trata de una afección más grave.

des-620-blog-inline-cta-b-Aug-30-2023-08-58-57-7866-PM

El programa original coaching de salud

Obtén más información sobre el riguroso plan de estudios del IIN, que integra a más de 90 de los principales expertos mundiales en salud y bienestar, mezclando lo científico y lo espiritual para crear una educación inmersiva, salud holística .

Guía del Programa de Formación de Entrenadores Sanitarios