Publicado:
Mayo % de variable1%
Última actualización:
Febrero 1, 2021

Control de las enfermedades autoinmunes más comunes mediante la dieta y el estilo de vida

Las enfermedades autoinmunes más frecuentes y sus síntomas

Las enfermedades autoinmunes son cada vez más frecuentes, pero siguen siendo un misterio cómo y por qué se presentan de forma diferente en las distintas personas. Todas las enfermedades autoinmunes están causadas por una reacción inadecuada del sistema inmunitario, pero el motivo por el que se produce esta reacción del sistema inmunitario puede variar, dependiendo de la genética y del entorno.

Se calcula que las enfermedades autoinmunes afectan a 23,5 millones de estadounidenses, la mayoría de los cuales son mujeres. Hablaremos de las enfermedades autoinmunes más comunes y de cómo la raíz de estas enfermedades -la inflamación- puede sofocarse mediante modificaciones de la dieta y el estilo de vida.

Nota: Este artículo no proporciona asesoramiento médico, y cualquier plan de tratamiento de una enfermedad autoinmune debe consultarse con un médico. 

Artritis reumatoide (AR)

La artritis reumatoide es la artritis autoinmune más frecuente y se produce cuando el sistema inmunitario ataca el revestimiento de las articulaciones, denominado sinovio, provocando inflamación, hinchazón, dolor articular y rigidez. La erosión del revestimiento de las articulaciones puede provocar daños graves, como la erosión del propio hueso y deformidades en los huesos. El primer síntoma más frecuente de la artritis reumatoide es la rigidez articular que persiste por la mañana, pero otros síntomas incluyen pérdida de energía, fiebre baja, pérdida de apetito, sequedad de ojos y boca, y nódulos que aparecen en el lugar de la articulación.

La artritis reumatoide es difícil de diagnosticar, ya que los síntomas pueden presentarse de forma leve y los marcadores utilizados para diagnosticar la artritis reumatoide también pueden atribuirse a otras dolencias. Para diagnosticar correctamente la artritis reumatoide, el médico revisa los análisis de sangre, las radiografías o ecografías y las exploraciones físicas del paciente, buscando marcadores de inflamación y anticuerpos, la gravedad de cualquier daño articular, la Presencia de los nódulos y una explicación de los síntomas físicos. 

Diabetes tipo 1

Es probable que hayas oído hablar más de la diabetes tipo 2, la enfermedad que se produce cuando el organismo no utiliza adecuadamente la insulina, la hormona que controla los niveles de azúcar en sangre. La diabetes de tipo 2 suele denominarse diabetes de inicio en la edad adulta, pero muchos niños desarrollan diabetes de tipo 2 debido a una dieta y un estilo de vida deficientes.

La diabetes tipo 1 puede desarrollarse a cualquier edad, aunque es más frecuente en niños y adolescentes. La diabetes de tipo 1 está causada por la falta de producción de insulina (o una producción insuficiente) por parte del páncreas. Se cree que el sistema inmunitario ataca a las células del páncreas que producen insulina, llamadas células beta. Los síntomas de la diabetes de tipo 1 pueden parecerse mucho a los de la diabetes de tipo 2, como micción frecuente, sed extrema, hambre extrema, pérdida de peso, visión borrosa, entumecimiento u hormigueo en las extremidades, letargo, piel seca, propensión a las infecciones y llagas de curación lenta. Además, los enfermos de diabetes tipo 1 también pueden experimentar náuseas, vómitos o dolores de estómago.

Cuando se realizan pruebas para detectar la diabetes tipo 1, el médico revisa los niveles de azúcar en sangre, además de los autoanticuerpos en sangre, y los niveles de cetonas (producidas cuando el cuerpo utiliza grasa como combustible en lugar de glucosa) en la orina.

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca se produce cuando el sistema inmunitario ataca el gluten ingerido, la proteína principal del trigo, el centeno y la cebada. La inflamación resultante puede dañar gravemente el intestino delgado al aplanarse unas pequeñas proyecciones llamadas vellosidades. Las vellosidades son vitales para la absorción de nutrientes, y una de las muchas complicaciones de la enfermedad celíaca es la incapacidad de absorber estos nutrientes vitales, lo que puede provocar una cascada de otros problemas de salud.

Los síntomas comunes varían drásticamente de los niños a los adultos. En los niños, los síntomas más frecuentes son dolor e hinchazón abdominal, diarrea, vómitos, estreñimiento, heces fétidas o grasas, anemia y pérdida de peso. Los adultos son menos propensos a tener síntomas digestivos, y los síntomas comunes incluyen anemia inexplicable, fatiga, dolor articular u óseo, artritis, osteopenia (pérdida ósea), trastornos hepáticos y del tracto biliar, depresión y ansiedad.

Lupus

La inflamación causada por el lupus puede afectar a muchas zonas del cuerpo, pero las más frecuentes son la piel, las articulaciones y órganos internos como el corazón y los riñones. Hay cuatro tipos de lupus:

  • Lupus eritematoso sistémico (LES) - la forma más común, que afecta a los riñones, el cerebro, los vasos sanguíneos y las arterias
  • Lupus cutáneo: sólo afecta a la piel
  • Lupus inducido por fármacos - ciertos fármacos pueden inducir una enfermedad similar al lupus
  • Lupus neonatal - enfermedad rara que afecta a los bebés de mujeres que tienen lupus

Los síntomas del lupus son similares a los de muchos otros trastornos autoinmunes, como fatiga extrema; dolor o hinchazón en las articulaciones; hinchazón en las manos, los pies o alrededor de los ojos; dolores de cabeza; fiebres bajas; sensibilidad a la luz solar o fluorescente; y dolor torácico al respirar profundamente. Muchos también pueden experimentar una erupción en forma de mariposa en la nariz y las mejillas, caída del cabello, llagas en la boca o la nariz y la enfermedad de Raynaud.

Esclerosis múltiple (EM)

La esclerosis múltiple se produce cuando el sistema inmunitario ataca al sistema nervioso central(SNC), formado por el cerebro, la médula espinal y los nervios ópticos. La inflamación provocada por la respuesta inmunitaria daña la mielina, la sustancia grasa que rodea y protege las fibras nerviosas. La inflamación también daña las propias fibras nerviosas y las células especializadas que producen mielina. El nombre de esta enfermedad refleja el daño que se produce: múltiples zonas de cicatrización dentro del SNC.

Los síntomas de la EM están causados por el daño producido en las fibras nerviosas encargadas de enviar señales dentro del SNC, lo que interrumpe la comunicación entre el cerebro, la médula espinal y el resto del cuerpo. Los síntomas varían mucho de una persona a otra, según dónde se haya producido el daño, pero lo más frecuente es que incluyan fatiga, debilidad, dificultades para caminar, entumecimiento u hormigueo, espasticidad, problemas de visión, problemas de vejiga, mareo o vértigo, cambios cognitivos, problemas intestinales, cambios emocionales, depresión, y dolor y picor.

Tiroiditis de Hashimoto

La tiroiditis de Hashimoto, un ataque del sistema inmunitario a la glándula tiroides del cuello, hace que la tiroides deje de producir o produzca mínimamente la hormona tiroidea, lo que provoca hipotiroidismo. El tiroides es responsable del mantenimiento de la homeostasis del organismo, regulando la temperatura corporal y el gasto energético, además de mantener todos los órganos principales funcionando como deben.

Los síntomas del Hashimoto incluyen fatiga, aumento de peso, estreñimiento, mayor sensibilidad al frío, piel seca, depresión, dolores musculares, menor tolerancia al ejercicio y menstruaciones irregulares o abundantes. El problema del diagnóstico del Hashimoto, o de cualquier trastorno tiroideo, es que los síntomas leves pueden presentarse durante muchos años sin que haya pruebas clínicas exactas de tales trastornos (autoanticuerpos y TSH elevada) o lo contrario: puede no haber síntomas, lo que retrasaría cualquier análisis de laboratorio hasta que aparecieran los síntomas, retrasando así el diagnóstico.

Enfermedad de Graves

La enfermedad de Graves es un ataque inmunitario al tiroides que provoca hipertiroidismo, o hiperactividad de la glándula tiroides. Los anticuerpos producidos durante esta respuesta del sistema inmunitario se adhieren a la glándula tiroides y estimulan la producción de hormonas tiroideas, poniéndola en hiperactividad.

Los síntomas incluyen taquicardia, temblores, problemas para dormir, pérdida de peso, debilidad muscular e intolerancia al calor. La enfermedad de Graves también se asocia a la inflamación e hinchazón del tejido que rodea los ojos, lo que puede causar una protrusión o abultamiento de los ojos. Los síntomas oculares suelen preceder a los síntomas tiroideos, lo que permitiría un diagnóstico más rápido que el de la enfermedad de Hashimoto, descrita anteriormente. 

Vive una vida que amas siendo un coach de salud

Psoriasis

Existen cinco tipos de psoriasis, todos ellos resultado de una respuesta inmunitaria inadecuada que ataca la piel. La psoriasis suele aparecer alrededor de los codos, las rodillas y el cuero cabelludo, aunque puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. La forma más común de psoriasis, la psoriasis en placas, se diagnostica fácilmente por las clásicas manchas rojas elevadas cubiertas de blanco, la acumulación de células cutáneas muertas.

Los síntomas de la psoriasis incluyen estas manifestaciones físicas de la placa, además de dolor y picor donde se localiza la placa. Las otras formas de psoriasis tienen diferentes patrones de lesiones cutáneas, pero todas causan algo de picor y dolor. Aunque no pone en peligro la vida, la gravedad de la psoriasis puede afectar mucho a la calidad de vida. 

Cómo se producen las enfermedades autoinmunes y cómo se manifiestan en las mujeres frente a los hombres

"La genética carga el arma; el entorno aprieta el gatillo". Esta afirmación, utilizada a menudo en la comunidad científica, explica el concepto de que, aunque la enfermedad autoinmunitaria puede ser genética, la expresión de los genes que hacen que se manifieste la enfermedad autoinmunitaria puede ser "activada" por factores ambientales, como una infección vírica o bacteriana.

Las enfermedades autoinmunes afectan desproporcionadamente a las mujeres más que a los hombres. Aunque sólo afectan a un 8% de la población Estados Unidos , el 78% de los afectados son mujeres. El lupus es ocho veces más frecuente en las mujeres que en los hombres; el Hashimoto, nueve veces. Las infecciones víricas y bacterianas no discriminan entre sexos, pero hay algo en la respuesta del sistema inmunitario femenino que crea esta gran división en la prevalencia de las enfermedades autoinmunes.

Hay unas cuantas razones para ello, que, combinadas, podrían aumentar enormemente la probabilidad de activar una enfermedad autoinmune potencialmente latente en las mujeres:

  • La respuesta inmunitaria es mayor en las mujeres que en los hombres. El sistema inmunitario de las mujeres responde con más vigor a las amenazas, pero a su vez crea más anticuerpos para protegerse de futuras infecciones. Existe la hipótesis de que esta mayor respuesta se debe a la evolución de la mujer como madre. Durante el embarazo, el sistema inmunitario de la mujer trabaja día y noche para asegurarse de que la placenta y el feto no sean vistos como "extraños" y atacados. El sistema inmunitario también se acelera de otras formas para mantenerse alerta contra las infecciones externas. En la época de los cazadores-recolectores, la mujer pasaba la mayor parte de su vida embarazada, lo que significaba que su sistema inmunitario trabajaba horas extras las 24 horas del día. Ahora, la esperanza de vida es mucho mayor y las mujeres deciden tener hijos más tarde, si es que los tienen. Esta respuesta puede haber permanecido, incluso después de todo este tiempo, como una función básica del sistema inmunitario de la mujer, con o sin embarazo.
  • Los cromosomas X pueden influir en la respuesta inmunitaria. Las mujeres tienen dos cromosomas X; los hombres tienen un cromosoma X y un cromosoma Y. Cada cromosoma lleva genes que hacen únicas a las personas, incluida la herencia (o la posibilidad de heredar) determinadas enfermedades y afecciones. Los cromosomas X desempeñan un papel único en la inmunidad y, aunque todavía se está investigando debido a la complicada naturaleza de esta conexión, se cree que, como las mujeres tienen el doble de cromosomas que los hombres que gestionan la expresión de los genes inmunitarios, son más susceptibles a las enfermedades autoinmunitarias.
  • Las hormonas sexuales pueden influir en la respuesta inmunitaria. La principal hormona sexual de las mujeres es el estrógeno, que, según las investigaciones, aumenta la producción de citocinas proinflamatorias. Las citocinas son células que promueven o alteran las respuestas inflamatorias del organismo, y las citocinas proinflamatorias desencadenan la creación de células T que inician una respuesta inmunitaria (para más información, véase más abajo).

Controlar la inflamación mediante la dieta y el estilo de vida

La inflamación es un hecho normal -e incluso saludable- en el organismo. El ejemplo más básico de una respuesta inflamatoria sana es lo que ocurre cuando te cortas un dedo, ¡pero lo que ocurre en el cuerpo no es nada básico!

En primer lugar, las plaquetas, que son células sanguíneas que favorecen la coagulación, acuden al lugar para crear una cubierta temporal del corte abierto; estas plaquetas acabarán formando la costra. A continuación, los vasos sanguíneos se dilatan para permitir que las células inmunitarias acudan al corte. Esta dilatación crea el enrojecimiento y la hinchazón que ves alrededor del corte. Esta primera oleada de células inmunitarias, los neutrófilos, tienen como objetivo eliminar las bacterias del corte. A continuación, otras células inmunitarias, como los monocitos y los macrófagos, coordinan la respuesta curativa y crean un entorno adecuado para que se produzca la cicatrización.

Cuando se trata de cortes y rasguños (y otras lesiones), nuestros cuerpos son máquinas bien afinadas. Pero en el caso de la enfermedad autoinmune, estas máquinas han funcionado mal o se han sobrecalentado. Se está investigando la desregulación de la respuesta inflamatoria en la enfermedad autoinmune, pero está establecido que en el desarrollo de la enfermedad autoinmune, las respuestas inflamatorias mediadas por células T desempeñan un papel esencial.

Las células T son glóbulos blancos que Ayuda regulan y llevan a cabo acciones dentro del sistema inmunitario. Hay dos tipos de células T: ayudantes y asesinas. Las células T ayudantes coordinan el ataque, mientras que las células T asesinas hacen el trabajo de matar a las células infectadas. Las células T son capaces de distinguir entre células sanas e infectadas, pero en las enfermedades autoinmunes, estas células T están inactivadas o se vuelven defectuosas, lo que contribuye a la inflamación crónica y a los síntomas de las enfermedades autoinmunes.

Acabar con la inflamación crónica mediante modificaciones de la dieta y el estilo de vida es esencial para controlar las enfermedades autoinmunes. Un cuerpo que experimenta autoinmunidad ya está en alerta máxima, y alimentarlo con alimentos proinflamatorios y llevar un "estilo de vida inflamatorio" seguirá avivando el fuego.

La comida es medicina: Alimentos que combaten la inflamación

En esencia, una dieta antiinflamatoria elimina los alimentos que pueden desencadenar la inflamación del organismo, como los que se encuentran en la típica dieta occidental, incluidos los altos niveles de grasas poco saludables, sodio, hidratos de carbono procesados y azúcar; pero no se trata sólo del azúcar procesado y la comida basura. Muchas personas experimentan reacciones a la soja, maíz, los huevos, los lácteos y el gluten, por lo que es importante que comentes con tu médico cualquier cambio en tu dieta que puedas hacer para controlar tu enfermedad autoinmunitaria.

Alimentos que forman parte de una dieta antiinflamatoria:

  • Ácidos gras os omega-3: estos ácidos grasos poliinsaturados Ayuda combaten la producción de interleucina-6 (IL-6), una citoquina proinflamatoria responsable de crear una respuesta inflamatoria fuera de control en el organismo; los ácidos grasos omega-3 pueden encontrarse en el salmón, la caballa, aguacate, los frutos secos y las semillas.
  • Verduras de hoja verde oscura: verduras como las espinacas, kale, la berza y la acelga son ricas en vitaminas antioxidantes A, C, E y K y están llenas de fibra para proteger tu salud intestinal y disminuir la inflamación.
  • Verduras crucíferas: verduras como la coliflor, el brécol, las coles de Bruselas y la bok choy son abundantes en calcio, vitamina D y potentes antioxidantes.
  • Fruta : bayas como los arándanos, las fresas y las moras, así como los cítricos, contienen vitamina C y antioxidantes.
  • Proteínas de calidad: incluye carnes alimentadas con hierba y criadas en pastos; huevos enteros; pescado de agua fría (como se ha mencionado antes); y legumbres como alubias, lentejas y garbanzos.
  • Cereales integrales: los hidratos de carbono de calidad, como la quinoa, la avena y el arroz, pueden formar parte de una dieta sana, pero quienes trabajan para controlar el azúcar en sangre pueden optar por mantenerse alejados de los cereales y otros hidratos de carbono.
  • No tengas miedo a las especias: el jengibre, cúrcuma y el ajo son ingredientes potentes que pueden añadirse fácilmente a muchas comidas para potenciar su poder antiinflamatorio.

Comportamientos en el estilo de vida que combaten la inflamación

Además de ser conscientes de los alimentos que comemos (y de los que no comemos), nuestro estilo de vida también puede contribuir a la respuesta inflamatoria e inmunitaria del organismo.

Los comportamientos antiinflamatorios del estilo de vida incluyen:

  • Practicar regularmente actividad física - actividad física puede Ayuda prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas y, en quienes padecen enfermedades autoinmunes, puede promover el movimiento de la IL-6 fuera de los músculos, lo que tiene un efecto antiinflamatorio (¡notable, teniendo en cuenta que la IL-6 es por lo demás proinflamatoria!). Además, los beneficios de actividad física incluyen la mejora del estado de ánimo y el aumento de la movilidad, lo que disminuye la inflamación sistémica. Para los pacientes con afecciones autoinmunes que afectan a su movilidad, la práctica regular de actividad física de bajo impacto puede mejorar realmente su estado al mantenerlos en movimiento y, al mismo tiempo, disminuir su riesgo de padecer otras afecciones crónicas a menudo asociadas a esas afecciones autoinmunes.
  • Reducir el consumo de alcohol - Quienes beben más de una cantidad moderada de alcohol corren un mayor riesgo de deterioro del sistema inmunitario, tanto a corto plazo tras un episodio de borrachera como a largo plazo con el abuso crónico del alcohol. El alcohol interfiere en la señalización de los glóbulos blancos, lo que con el tiempo puede crear una respuesta autoinmune.
  • Reducir o dejar de fumar - Fumar cigarrillos puede provocar muchos problemas de salud, incluido el desarrollo de enfermedades autoinmunes debido al estrés oxidativo causado por el humo del cigarrillo. Fumar también puede aumentar la susceptibilidad a las infecciones, lo que podría provocar un aumento de la autorreactividad.
  • Practicar la meditación de atención plena - Los estudios han demostrado que la meditación de atención plena puede disminuir los niveles circulantes de proteína C reactiva (PCR), que es un biomarcador de la inflamación, además de aumentar el recuento de linfocitos (glóbulos blancos) y la actividad de la telomerasa. La telomerasa es una enzima que dicta la longitud de los telómeros, que son proteínas de las células que se ha demostrado que influyen en el envejecimiento. Este aumento de la actividad indica un efecto beneficioso en la modulación del sistema inmunitario. ¡ Practicar la meditación de atención plena tampoco es difícil!

Cómo pueden ayudar los coaches sanitarios a los clientes con enfermedades autoinmunes

Entendemos que esta información puede ser abrumadora, sobre todo si has estado lidiando con una miríada de síntomas que te hacen sentir "mal" sin saber muy bien por qué.

Algo que oímos a menudo en la comunidad de IIN es que muchos de sus problemas de salud sólo se abordaron seriamente cuando escucharon su intuición y empezaron a buscar respuestas basadas en lo que les decía su instinto. Empezaron a profundizar en su historial médico, a trabajar con sus médicos para que les hicieran análisis de sangre y de laboratorio, y a acudir a un coach Sanitario para responsabilizarse de los cambios en su dieta y estilo de vida que aliviaran sus síntomas.

Los Health Coaches trabajan en tándem con el equipo cuidado de la salud del cliente, facilitando los resultados al ser un refuerzo positivo y ofrecer un espacio seguro y de apoyo para explorar los problemas de salud y el tratamiento del cliente. A través de escucha activa, preguntas para reflexionar, y fomentando un enfoque en Alimentación Primaria, los coaches Sanitarios implican a los clientes en la realización del trabajo real por sí mismos, proporcionándoles apoyo a lo largo del camino.

Para los clientes con enfermedades autoinmunes, el trabajo es el mismo. El protocolo para el tratamiento autoinmunitario siempre tendrá componentes de dieta y estilo de vida, que los Health Coaches están bien preparados para abordar con sus clientes. Más información sobre la formación que reciben los Asesores Sanitarios para convertirse en miembros valiosos del equipo de cuidado de la salud .

Biografía de la autora
Nina Zorfass
,
Creadora de contenido de IIN

Nina es licenciada en dietética, nutrición y ciencias de la alimentación por la Universidad de Vermont, se graduó en IIN's coach de salud Training Program, y es coacha personal certificada por la NASM.

Leer toda la biografía
Foto de perfil

5,067

publicaciones 

529.6k

seguidores 

2,673

seguidos

Última publicación en Instagram

Nuestro Curso de Coaching de Salud

Obtén más información sobre el riguroso plan de estudios sobre coaching de salud de IIN, que integra las enseñanzas de más de 90 de los principales expertos mundiales en salud y bienestar, y combina el conocimiento científico y espiritual para proporcionar una educación en salud inmersiva e integral.

Blog Artículo Guía curricular V2 (pequeños/tokens)

Guía del Plan de Estudios del Curso The coach de salud Training Program

Al hacer clic en "Descargar ahora", doy mi consentimiento para que Integrative Nutrition y sus afiliados se pongan en contacto conmigo a través de correo electrónico en la dirección proporcionada y/o por teléfono en el número proporcionado (mediante llamadas telefónicas en directo, automatizadas o pregrabadas o mensajes de texto) sobre los productos y servicios ofrecidos por Integrative Nutrition y sus afiliados. Entiendo que mi consentimiento no es necesario para la inscripción y puede ser retirado. Esta página está protegida por Google reCAPTCHA.