Artículo añadido al carrito
Habla con Admisiones, Llama +1 (513) 776-0960
Blog del IIN
Salud
Escuchar a ...
Publicado: 8 de junio de 2024

Escuchar a mi instinto y confiar en mi intuición curó a mi hijo

Comparte este artículo:
Sara Wener, editora de contenidos del IIN

Aprender a escuchar tu intuición

En 2015, recibí una llamada telefónica de un médico especialista en medicina funcional que transformó mi vida de un modo que nunca habría imaginado. Esta llamada confirmó que mi intuición sobre el estado médico de mi hijo daba en el clavo, y que al no rendirme durante años y seguir luchando por obtener respuestas, posiblemente podría haberle salvado la vida.

Hubo muchos momentos anteriores en los que no escuché a mi intuición, a pesar de lo alto que se comunicaba conmigo. A los dieciséis años, bailaba profesionalmente y entrenaba con compañías de danza de renombre mundial. Lesión tras lesión, mi intuición me decía que era hora de seguir adelante y explorar pasiones alternativas. Estaba apegada a mi identidad como bailarina y, por miedo a decir mi verdad, seguí encasillándome e ignorando mi propio espíritu.

A los veinte años, mi intuición se manifestó en una enfermedad autoinmune y, de repente, en la cima de mi carrera profesional, tuve que dejar de bailar. Había desarrollado la enfermedad de Graves, una afección de la glándula tiroides caracterizada por muchos síntomas causados por la producción de demasiada hormona tiroidea. Años más tarde, aprendí que cuando uno cierra un portal energético o chakra, puede presentarse y se presentará en forma de enfermedad. Fui incapaz de activar mi chakra de la garganta y comunicar lo que sabía que era cierto, y por consiguiente enfermé en esa zona.

Años más tarde, cuando mi hijo enfermó, supe rugir con fuerza. No me quedé en un pasivo segundo plano cuando todos los que me rodeaban intentaron decirme lo que tenía que hacer. Mi instinto me decía lo contrario, y aunque todavía no podía poner el dedo en la llaga, nunca renuncié a encontrar respuestas y a cavar profundamente en busca de lo que sabía que acabaría encontrando.

Cómo empezó el viaje por la salud de mi hijo

En mi fuero interno, supe durante más de un año que mi hijo padecía trastornos neuropsiquiátricos pediátricos autoinmunes asociados a infecciones estreptocócicas (PANDAS), pero todos los especialistas pediátricos a los que consulté dejaron de lado mis preocupaciones y me dijeron que PANDAS era un diagnóstico controvertido. Ninguno de ellos atendió mi insistencia en que no se trataba de otras afecciones, como el TOC, el TDAH o el autismo.

Durante años, vi cómo mi hijo, sano y feliz, desaparecía lentamente. Cuando cumplió ocho años, desarrolló un tic motor tan grave que me daba miedo que subiera y bajara escaleras. Su caligrafía se volvió ilegible y, lo más inquietante, cayó en una profunda depresión. Llevaba una capucha en la cabeza para bloquear el sonido y los estímulos, y cada vez era más difícil relacionarse con él. Sus habilidades de funcionamiento ejecutivo eran inexistentes: mi hijo no podía estarse quieto; sus señales sociales no funcionaban; tragar comida le daba demasiado miedo, y era sensible al sonido, al gusto y al tacto. En casa, no se le podía dejar solo y necesitaba compañía en todo momento, pero no se le podía coger en brazos ni abrazar. Mi hijo se me estaba escapando y no sabía qué hacer.

Durante años, llevé a mi hijo de un especialista a otro, y cada uno quería limitarse a hacerle una receta. No dispuesta a aceptar ninguno de los diagnósticos estándar, un día recurrí a echar la red más amplia posible: hacer una búsqueda en Internet. Introduje todos los síntomas de mi hijo en la barra de búsqueda y, sin más, apareció PANDAS en la pantalla. En cuestión de segundos, mi intuición me confirmó que eso era lo que tenía mi hijo. ¿Por qué los médicos de mi hijo ni siquiera habían explorado esta posibilidad?

El PANDAS es una reacción autoinmune grave y repentina que provoca una ruptura de la barrera hematoencefálica y ataca los ganglios basales del huésped, la parte del cerebro responsable principalmente del control motor, así como de otras funciones, como el aprendizaje motor, las funciones ejecutivas y los comportamientos, y las emociones. La aparición brusca de síntomas (psiquiátricos y/o de movimiento) se desencadena por una infección bacteriana, vírica o fúngica. Los síntomas reflejaban los que los especialistas habían diagnosticado a mi hijo; sin embargo, el tratamiento era muy distinto y muy curable.

Al día siguiente, fui a la consulta del neurólogo. Exigí que le sacaran sangre a mi hijo para Examen de todo. También exigí que le remitieran a una clínica especializada, pues quería entender cuáles eran las causas subyacentes de sus múltiples síntomas. Creía que había estado expuesto a un virus o a una bacteria y que su cuerpo estaba fuera de control intentando combatirlo. Me negué a salir de la consulta del médico sin un análisis. Por primera vez en mi vida, me armé de valor y no me eché atrás.

Largo camino hacia la recuperación

Se me ocurrió que ni una sola vez en seis años ningún médico había examinado la sangre de mi hijo en busca de posibles infecciones o marcadores IgG (autoinmunes), evaluado su salud intestinal, explorado la posibilidad de alergias o exposiciones ambientales tóxicas, o solicitado una resonancia magnética. Todos los diagnósticos se basaban en cuestionarios de respuesta múltiple y breves exámenes en persona.

Mi hijo no necesitaba estimulantes ni medicación psiquiátrica. Necesitaba antibióticos profilácticos para mantener a raya las bacterias estreptocócicas; una amigdalectomía y una adenoidectomía para extirpar los grandes tejidos linfáticos en los que podían incrustarse los estreptococos; unos cuantos ciclos de esteroides para reducir la inflamación del cerebro; y varias tandas de inmunoglobulina intravenosa para reforzar su inmunidad. Pero lo que mi hijo necesitaba realmente era un plan de estilo de vida a largo plazo para curar su intestino permeable, reforzar su inmunidad y conseguir que su organismo volviera a una base saludable.

Los alimentos (y los medicamentos) como medicina

Lo primero que hicimos fue cambiar la dieta de mi hijo. Eliminamos todos los alimentos inflamatorios, como el gluten, los lácteos y el azúcar. Contraté a un chef personal para que me enseñara a nutrir a mi familia y a cocinar alimentos que mi hijo pudiera consumir sin peligro. Seguía un régimen estricto de antibióticos, esteroides y otros once medicamentos y suplementos naturistas, así que me aseguré de darle probióticos y prebióticos para ayudar a mantener su salud intestinal. Utilizamos aceites esenciales, practicamos mindfulness y yoga, e integramos otras modalidades curativas, como la terapia sacrocraneal, la acupuntura, la terapia cognitivo-conductual y la terapia de neurofeedback.

Tras sólo unos meses de tratamiento, mi hijo empezó a volver a mí. La recuperación inicial fue casi inmediata, pero aún así necesitó más de dos años de medicación neuropática y otros tratamientos en total. Hoy mi hijo tiene 14 años y me complace decir que está sano, vital, sin síntomas y no toma ni un solo medicamento. Nuestro estilo de vida cambió radicalmente debido a su enfermedad, y no hemos mirado atrás ni una sola vez.

Mi intuición me llevó finalmente al IIN

El PANDAS ha sido un diagnóstico controvertido durante muchos años. Sin embargo, cada vez son más los profesionales médicos y las compañías de seguros que empiezan a comprender este síndrome, y se ha aceptado globalmente.

El día que recibí la llamada telefónica que confirmaba mis sospechas, me di cuenta de lo poderosa que es la intuición y de que nunca hay que ignorarla. Eché la vista atrás en mi vida y recordé las múltiples ocasiones en que me negué a escucharme a mí misma. Comprendí cómo esa falta de confianza en mi conocimiento me desvió y apartó de mi verdadero camino.

La enfermedad de mi hijo no fue en vano. Todo lo que hago hoy se debe al diagnóstico de mi hijo y a lo que me costó conseguirlo. Me despertó y me reconectó con mi esencia. Por lo que pasamos y por cómo la medicina funcional, la salud integral y la nutrición salvaron la vida de mi hijo y me lo devolvieron, me siento obligada a aportar esta experiencia y toda la información que reuní a otras personas que luchan contra enfermedades autoinmunes, dolor crónico y otros trastornos.

No soy una experta médica ni pretendo serlo, pero gracias a mi perseverancia en aprender lo que necesitaba para ayudar a mi hijo, su historia ha salvado desde entonces múltiples vidas y ha dado esperanza a muchos padres. Nunca preví que con el tiempo daría un giro a mi negocio y asistiría a la Institute for Integrative Nutrition - Me graduaré en septiembre de 2021, ¡pero no me sorprende en absoluto! Encontré el IIN en un momento en el que estaba preparada para recibir lo siguiente para mi vida. Todo empezó a encajar cuando empecé a escuchar a mi intuición. El Universo apareció, y sigue apareciendo, para mí de formas que sólo puedo describir como mágicas.

Creo que la historia de mi hijo fue orquestada divinamente para ponerme en mi verdadero camino de apoyar y sanar a los demás. También espero que la historia de mi hijo valide que el poder de la intuición es real y que las respuestas ya existen dentro de nosotros. Confía en tus sentimientos y dirígete hacia la sabiduría interior. Cuando se combine con el conocimiento, tendrás todo lo que necesitas.

 

Sara Wener lleva más de 20 años trabajando en el sector de la moda como diseñadora y estilista consumada. Actualmente está matriculada en el Programa de Formación de Entrenadores de Salud del IIN, que se graduará en septiembre de 2021. A Sara le apasiona la vida sana, alinearse con la verdad y la sostenibilidad, e integrar estas pasiones en su trabajo como estilista de vida y coach de transformación. El deseo de Sara es capacitar a sus clientes, y a las comunidades en general, para que se curen desde dentro hacia fuera, guiándoles para que cuiden de sí mismos y, en última instancia, de nuestro planeta, paso a paso. Sara también es profesora de yoga certificada, numeróloga, practicante de Reiki y coach de intervención estratégica. Fuera del trabajo, a Sara le encanta viajar, ver películas extranjeras, bailar, leer, cocinar y pasar tiempo con sus dos hijos adolescentes en la Bahía de San Francisco, donde residen actualmente.

des-620-blog-inline-cta-b-Aug-30-2023-08-58-57-7866-PM

El programa original coaching de salud

Obtén más información sobre el riguroso plan de estudios del IIN, que integra a más de 90 de los principales expertos mundiales en salud y bienestar, mezclando lo científico y lo espiritual para crear una educación inmersiva, salud holística .

Guía del Programa de Formación de Entrenadores Sanitarios